TRES DISTINTOS ACCIDENTES

Por supuesto, hay muchos accidentes que se dan de diferentes formas y que son calificados de diferente manera por las autoridades. Vamos a dejarnos de estas calificaciones que al fin y al cabo terminan siendo en muchos casos según el dinero del culpable, así de un accidente en donde ha habido muertos de homicio calificado se puede pasar a homidio culposo o al revés. Nosotros vamos a ver lo que debería ser juto según el accidente y lo vamos a ver con tres ejemplos.
Uno el que estos días ha traido la noticia de la hija del rokero Alex Lora, Celia Lora.
La joven maneja borracha de madrugada y choca con una camioneta, la cual se estampa contra una cabina teléfonica y mata a una persona que la está limpiando, el accidente ocurre en la lateral del Periférico.
En un primer instante todo indica que la Lora es la única culpable, pues ella choca con la camioneta y maneja borracha. viendo bien las cosas sin embargo, según se informa posteriormente, la camioneta estaba mal estacionada. Hace falta saber si esto es cierto o es sólo para impedir que la Lora sea declarada única culpable, porque efectivamente, no es lo mismo si estaba bien estacionada que si estaba mal.
De estar bien estacionada la Lora es la única culpable y debe pagar con una buena cantidad de cárcel lo que hizo, pero si la camioneta estaba mal estacionada, las cosas cambián ya que el dueño de ella, que en este caso parece ser una persona distinta a la fallecida, es la principal culpable del accidente y quien debe cargar con la responsabilidad, pues un vehículo mal estacionado, siempre debe ser responsable de lo que suceda, ya que otro chofer, borracho o no, corre el peligro de estamparse contra él. Entonces a la Lora se la puede infracionar por conducir borracha pero quien debe ir a prisión es el de la camioneta. Es grande, muy grande, la irresponsabilidad de estacionarse mal, he visto accidentes mortales incluso, por este echo. Esto se da sobre todo en camiones que dejan sus vehiculos en lugares prohibidos y termina un carro estampándose contra ellos.
Otro accidente conocido fue el de un grupo de actores que una madrugada tomaron los carriles de alta del Periférico para hacerse promoción en motos. Una locura que sólo a unos anormales se les puede ocurrir. Ocupando todos los carriles de alta, los motoristas iban tranquilamente e incluso, el jefe del grupo, Sergio Mayer, platicaba con el de una camioneta que iba en el último carril de la izquierda. No habían tomado precauciones de ningún tipo para semejante imprudencia y sucedió lo que tenía que suceder. Una persona que iba por el periférico en su carro, cuando se quiso dar cuenta arrolló a los motoristas, matando a uno y dejando heridos a otros.
Llegaron las reclamaciones de los actores y acusaban de borracho al que manejaba, pero aquí los únicos culpables fueron los motoristas. El señor del automóvil tuvo que pagar una fianza y al parecer con el tiempo quedó libre como tenía que ser, ya que no tuvo ninguna culpa en el acciente, los unicos culpables fueron los actores que en moto tomaron el Periférico como si fuese de ellos, en un acto de verdadera irresponsabilidad como ya se menciona. Con la libertad del automovilista se hizo justica. Tal vez todavía faltó que los actores pagasen el desperfecto del automóvil.
Un tercer caso fue el de un joven que circulando con su camioneta por Reforma una manifestación le cerraba el paso. En su intento de pasar, trató de librar personas y meterse por un hueco, rozando a algunas personas, las cuales comenzaron a agredirle, lo que hizo que el joven se fuese poniendo nervioso hasta que trató de escapar, fue entoces cuando aplastó a un niño que por desgracia fallecio. Los manifestantes le siguieron hasta detenerlo, lo bajaron de la camioneta y apunto estuvieron de lincharlo. Fue a prisión y desconozco el tiempo que estuvo, pero parece que le echaron varios años. Aquí cabría preguntarse si los manifestantes no fueron más culpables que el joven, quien por cierto era un joven de bien, que se dedicaba al trabajo y al estudio y quien tuvo la mala suerte de pasar por reforma cuando un grupo de insensibles se apoderaban del paseo.
Como vemos tres casos distintos, tres casos con fallecimientos y que como otros muchos deberían hacer que se tome conciencia de lo peligoso que es saltarse las normas establecidas para circular. Esto ocasiona la muerte, pero todavía peor es cuando se queda invalido para el resto de la vida.
Manejar es un auténtico peligro, hagámoslo con precaución y que las penas se impongan con verdadera justicia. En el caso del joven de Reforma, sin duda que un grupo de alborotadores arruinaron para siempre la vida de un joven sin que este se propusiera causar una tragedia.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s